Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

viernes, 23 de febrero de 2018

Suiza y suizos: a favor y en contra de Franco, respectivamente


No muy conocido el hecho del apoyo por parte de Suiza a Franco durante la Guerra Civil española.

Y, quizás, aún menos el apoyo de los cerca de 800 voluntarios suizos a favor de la II República española. Al regresar a su tierra, Suiza, fueron condenados a varios meses de prisión y privados de sus derechos cívicos por formar parte de un ejército extranjero sin autorización expresa de su gobierno. Unos 70 años después de finalizar la Guerra Civil española (1936-1939) estos antiguos brigadistas quedaron exonerados de toda culpa y cargo.

Dos realidades unidas por el tiempo, y muy distintas.

Suiza apoyó a Franco:



Giuseppe Motta, miembro del Gobierno suizo desde 1912 hasta 1940, fue el mayor responsable de las buenas relaciones de Suiza con el franquismo durante la Guerra Civil. Ocupó la cartera de Exteriores durante dos décadas.

En octubre de 1938, el banco Schweizerischer Bankverein prestó al régimen de Franco, seis meses antes del fin de la Guerra, 12 millones de francos suizos de la época. Una suma “astronómica” para entonces, según explicó, no hace mucho, el historiador Ralph Hug.

El 14 de febrero de 1939, Suiza se convertía en la primera democracia, después de Irlanda, en reconocer diplomáticamente a la España franquista.

Los brigadistas suizos a favor de la II República:


Cerca de 800 voluntarios suizos marcharon de su patria para defender a la II República española. Proporcionalmente, el contingente helvético fue uno de los más importantes. Comunistas, socialistas, anarquistas y antifascistas. Muchos se integraron en el Batallón Chapayev, en el que lucharon en una tropa que incluía hasta 21 nacionalidades. Al mismo tiempo, en la retaguardia, desde Suiza se tejían mantas y se recolectaba ropa para ayudar a la lejana España. Unos 200 dejaron la vida en los campos de batalla españoles.

A su regreso a su país, les esperaba la justicia militar. Se aplicaron 420 condenas en base al artículo 94 del Código Penal Militar, que prohibía a los suizos alistarse en un ejército extranjero sin una autorización expresa del Gobierno. La mayoría fueron condenados a varios meses de prisión y privados de sus derechos cívicos hasta el 2009, que el Parlamento suizo los rehabilitó.

Pocos años después, 2012, en Zúrich se les rindió un homenaje a los suizos que combatieron en las Brigadas Internacionales durante la Guerra Civil española. Una placa recuerda su entrega a la causa de la libertad en el centro de la ciudad. Neumarkt 5 es una dirección emblemática en el casco histórico de Zúrich. Esta casa, que goza del estatus de patrimonio nacional, está llena de historia: nacieron las primeras cofradías profesionales de la Edad Media; también, siglos más tarde, este edificio fue testigo de innumerables luchas obreras, bajo su techo se albergaron personalidades históricas como Lenin y Trotsky, entre otros. Ahora, esta casona, tiene un interés particular para España. Sus muros se han convertido en un homenaje a los 800 voluntarios suizos que participaron en la Guerra Civil entre 1936 y 1939.

Esta es la otra cara de la respuesta desde Suiza a la Guerra Civil española.

---

Publicado por Señor de Cascales | Este resumen, dos historias en una, está extraído de diversos artículos publicados en Swissinfo.ch

Le puede interesar...
¿Fue el primer Rey de Aragón un conde de Barcelona?

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/