El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, ha anunciado el cese de Julen Lopetegui tras confirmarse su fichaje por el Real Madrid | Màxim Huerta anuncia su dimisión por el escándalo fiscal | La Audiencia de Palma entrega hoy a Urdangarin la orden de ingreso en prisión

viernes, 16 de marzo de 2018

Anosmia. La pérdida del olfato: depresión silenciada

Collage de imagenes

Si el ser humano cuenta con 26 sentidos, 5 son los más importantes... o los más conocidos.

La pérdida de uno de éstos produce cambios notables en la vida de cualquier persona. Pero perder el olfato sólo es advertido por quien padece de la falta de este mecanismo fisiológico de percepción, al menos que el afectado lo diga.

¿Pero cómo es la existencia de quien carece de este sentido catalogado como uno de los principales? Una tarifa plana. No sabe donde se encuentra por más que cambie de escenario: ante el mar, en un bosque o dentro de una farmacia; por no hablar del no percibir el perfume de su pareja. Y, por supuesto, la pérdida del gusto. ¡Qué más da el comer una cosa u otra si no sabe a qué sabe! Porque al faltar el olfato también pierde el gusto, siendo 2 los sentidos que le privan de apreciar la vida como a los demás.

Duncan Boak perdió su sentido del olfato en 2005 después de una caída que le desencadenó una seria lesión en el cerebro. El impacto de esta pérdida ha sido inmenso, si tomamos en cuenta que el olfato es responsable del 80% de los sabores que probamos.

"Es muy difícil de explicar, pero perder el sentido del olfato te deja sintiendo como un espectador de tu propia vida, como si la estuvieras viendo a través de un cristal", intenta explicar.

"Te hace sentir que no estás completamente inmerso en el mundo que te rodea y te quita mucho del color de la vida. Es aislado y solitario".

Al igual que Boak, el británico doble medallista olímpico de remo James Cracknell sufrió una lesión cerebral. Un camión cisterna lo golpeó mientras participaba en una competencia en Estados Unidos años después de conseguir su hazaña olímpica. Ahora no es capaz de oler o degustar.

Comer es algo que él solo hace para sobrevivir, como echarle combustible a un auto. No siente ningún placer.

Las personas que pierden su sentido del olfato terminan con mayor depresión severa durante períodos más largos de tiempo que quienes pierden la vista.
Barry C. Smith, co director y fundador del Centro para el estudio de los sentidos.

Pesquisado y publicado por Señor de Cascales. Extraído de BBC.com

La Anosmia la padece un 5% de la población.

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/