Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

viernes, 23 de marzo de 2018

¿Circulación de oro o intercambio de mercancías?

Certificado estadounidense en oro
El curso que durante las últimas décadas ha tomado el empleo del oro en el mundo, ha determinado una discusión internacional sobre la actual posición del oro en la Economía mundial. A través de todas las dificultades de la Economía mundial ha conservado el oro tal predilección que algunos Gobiernos velan cuidadosamente para no perderle. Más del 90 por 100 de las existencias de oro del mundo se encuentran en los Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Bélgica, Holanda y Suiza. Más del 60 por 100 se halla en los Estados Unidos. Es natural que dada esta repartición y la manera de valerse de él, el oro no desempeña en el comercio mundial el papel que podría desempeñar.

La insensata política económica de la postguerra ha ido restringiendo nada vez más el papel del oro. La única utilidad que hoy tiene es la de servir de reserva para fines guerreros o de arma en la guerra económica. La carencia de oro y de divisas oro en una serie de países obligó a adoptar sistemas de compensación. No puede negarse que algunos pueblos han hecho excelentes experiencias con la política desprendida del oro. Esto no obsta para que actualmente tengan todavía un considerable interés en procurarse divisas oro porque sólo así pueden comprar en los mercados mundiales ciertas materias primas. Sin embargo el cuadro que se ofrece respecto a la importancia del oro, es de tal naturaleza, que en los últimos años se ha ido confirmando plenamente la teoría sentada hace muchos años por el economista alemán Knapp para el cual el dinero es una creación del orden jurídico de un Estado y cuya seguridad no depende de una cobertura metálica, sino de la confianza del pueblo en el futuro desarrollo de la política, seguida por su Gobierno. Con esto se ha producido en realidad una amplia desmonetización del oro. Esta experiencia no habrá ya modo de repararla en el futuro. Si esto es así, es solamente cuestión de tiempo cuándo adoptarán los Estados que no disponen de yacimientos de oro el intercambio de mercancías en sí.

Un signo de gravedad para el oro es el tratado económico entre Rumanía y Alemania, en el cual se ha conseguido sin una sola divisa, todo lo que antes no parecía posible más que utilizando grandes cantidades de oro. El que en este mismo tratado falten por completo empréstitos políticos, es decir remesas de oro o de divisas, será un estímulo para los Estados agrarios del mundo, que a la larga se impondrá porque es lógico y práctico. Para un país es una cuestión sencillísima la de decidir si quiere hacer negocios después de haberse colocado previamente bajo la independencia política de otro país (el ejemplo clásico son los esfuerzos que actualmente hace Norteamérica para colocar en el Brasil grandes créditos) o si quiere llegar al mismo resultado mediante el simple intercambio de productos que deja a las dos partes plena libertad de acción. Es claro que esta alternativa habla claramente en favor del intercambio de mercancías, es decir, por un comercio de compensación liberado del oro.

Curiosamente este texto fue escrito en 1939, de autor Anónimo. Publicado en España a través de Nueva Rioja el 20 de Mayo de 1939. Título: “¿Circulación de oro o intercambio de mercancías?”

Y en la mismísima Wikepedia podemos leer un resumen sobre el Patrón Oro, al igual que en miles de sitios web en la red -muy contrastado ya-, y del cual extraemos el siguiente entrecomillado:

“El patrón oro es un sistema monetario que fija el valor de la unidad monetaria en términos de una determinada cantidad de oro. El emisor de la divisa garantiza que pueda dar al poseedor de sus billetes la cantidad de oro consignada en ellos. Una alternativa es el patrón bimetálico, en el que la moneda está respaldada por una parte de oro y otra de plata.

Históricamente, la vigencia del patrón oro imperó durante el siglo XIX como base del sistema financiero internacional. Terminó a raíz de la Primera Guerra Mundial, puesto que los gobiernos beligerantes necesitaron imprimir mucho dinero fiduciario para financiar el esfuerzo bélico sin tener la capacidad de respaldar ese dinero en metal precioso.

Durante los Acuerdos de Bretton Woods (1944), se decidió adoptar el dólar estadounidense como divisa internacional, bajo la condición de que la Reserva Federal (el banco central de ese país) sostuviera el patrón oro. Pero a partir de 1971, el mismo se quiebra definitivamente, por lo que el valor del dólar pasa a sostenerse exclusivamente en la confianza que le dan sus poseedores.”

Y así estamos. ¿Se 'acercó al futuro' o acertó?

Pesquisado y publicado por MercadoÚnico.

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/