El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, ha anunciado el cese de Julen Lopetegui tras confirmarse su fichaje por el Real Madrid | Màxim Huerta anuncia su dimisión por el escándalo fiscal | La Audiencia de Palma entrega hoy a Urdangarin la orden de ingreso en prisión

lunes, 5 de marzo de 2018

HIPATIA DE ALEJANDRÍA


Era un día como otro cualquiera, en plena Cuaresma, se dirigía a su casa, pero, unas calles antes de llegar, un grupo de fanáticos cristianos, dirigidos por un lector de nombre Pedro se abalanzó sobre la filósofa mientras regresaba en carruaje a su casa, la golpearon y la arrastraron por toda la ciudad hasta llegar al Cesáreo, magno templo edificado por Augusto tras su victoria sobre Marco Antonio y convertido en catedral de Alejandría. Allí, tras desnudarla, la golpearon con piedras y tejas hasta descuartizarla y sus restos fueron paseados en triunfo por la ciudad hasta llegar a un lugar denominado el Cinareo (por su nombre, se supone que es un crematorio), donde los incineraron. Ella era Hipatia hija y discípula de Teón que fue el último astrónomo, filósofo y director o conservador de la denominada segunda Biblioteca de Alejandría (edificio que estaba dentro del Museo de Alejandría, Teón es calificado en la Suda como el hombre del Mouseion). Dio a su hija una educación completa en matemáticas, astronomía, filosofía e, incluso, educación física. Padre e hija colaboraron en el comentario del Almagesto. Seguidora de Plótino cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas. Pagana, no quiso abjurar de su fe.

De su nacimiento no se sabe la fecha exacta, tan solo que fue en Alejandría, 355 o 370–ibíd., marzo de 415 o 416, por lo que se desconoce su edad, al ser asesinada, calculan que entre 45 a 60 años. Fue filósofa y maestra neoplatónica griega, miembro y cabeza de la Escuela neoplatónica de Alejandría a comienzos del siglo V. Seguidora de Plotino, cultivó los estudios lógicos y las ciencias exactas, llevando una vida ascética. Educó a una selecta escuela de aristócratas cristianos y paganos que ocuparon altos cargos, entre los que sobresalen el obispo Sinesio de Cirene—que mantuvo una importante correspondencia con ella—, Hesiquio de Alejandría y Orestes, prefecto de Egipto en el momento de su muerte

De ella dijo Sócrates Escolástico que:

“Consiguió tal grado de cultura que superó de largo a todos los filósofos contemporáneos. Heredera de la escuela neoplatónica de Plotino, explicaba todas las ciencias filosóficas a quien lo deseara. Con este motivo, quien quería pensar filosóficamente iba desde cualquier lugar hasta donde ella se encontraba”.

Por su parte los “movimientos feministas” la han reivindicado como paradigma de la mujer liberada, incluso sexualmente, aunque, según la Suda (enciclopedia bizantina del siglo XI), estuvo casada con otro filósofo -llamado Isidoro- y se mantuvo virgen. Se la asoció con la Biblioteca de Alejandría, pero no existe ninguna referencia que vincule a ambas: se cree que la Gran Biblioteca Ptolemaica desapareció en un momento incierto del siglo III o quizá del IV, y su sucesora, la Biblioteca hija de Serapeo, fue expoliada en 391. Según las fuentes, Hipatia enseñaba a sus discípulos en su propio hogar.

La muerte de Hipatia levantó un gran revuelo. Tras el cruel asesinato, Orestes informó de los hechos y pidió a Constantinopla que interviniera. La Suda afirma que el emperador Teodosio II quiso en principio castigar a Cirilo, tanto por justicia como por ser un gran protector de las enseñanzas filosóficas (cuya propia esposa, Eudocia, era una filósofa de origen ateniense), pero, a la postre, la reacción imperial se limitó a retirar al Patriarca los 500 monjes que le servían como guardia, lo que ha llevado a algunos historiadores a suponer que fueron éstos y no el populacho mencionado en todas las fuentes, los responsables del asesinato de la filósofa. La medida fue sin embargo rescindida al cabo de dos años, permitiéndose además aumentar su número a 600. Que Cirilo saliera tan bien parado fue posiblemente debido a la influencia de la hermana del Emperador, la augusta Pulqueria, cristiana devota de gran ascendente sobre su hermano, en cuyo nombre gobernaba mientras éste se dedicaba a tareas intelectuales.

No se conservan sus obras, dicen que entre ellas se encontraban:

· Comentario a la Aritmética en 14 libros de Diofanto de Alejandría. Basada en las soluciones de ecuaciones algebraicas y sobre la teoría de números.
· Canon astronómico.
· Comentario a las Secciones cónicas de Apolonio de Perga, su obra más importante. Presentan las curvas que surgen al cortar un cono ante planos de distintas inclinaciones. Pueden surgir hipérbola, parábola, elipse.
· Tablas astronómicas: revisión de las del astrónomo Claudio Tolomeo, conocida por su inclusión en el Canon astronómico de Hesiquio.
· Edición del comentario de su padre a Los Elementos de Euclides.
· Además, Hipatia llegó a aprender el funcionamiento y la construcción del Astrolabio

Y así queda esta somera semblanza de una mujer para la que el estudio no fue problema, este surgió por sus convicciones y sus enseñanzas, en un mundo que estaba cambiando, donde el hombre se erigía en el único con derechos a la llegada del cristianismo, retirando a la mujer de las enseñanzas académicas. ¿Era consciente de ello y de las puertas que les abrió a las mujeres en ese tiempo?

Información recogida en la Wikipedia y otros.

Marjo Garel, para El Humanista.


S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/