Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

martes, 10 de abril de 2018

El futuro del vino es orgánico


Hace 20 años las críticas y los riesgos no cesaron cuando en las hectáreas ubicadas en el kilómetro 60.7 de la Ruta 68 de La Vainilla, en el Valle de Casablanca, Chile, se estaba viviendo una transformación: el viñedo Emiliana cambiaba el rumbo de la industria vitivinícola de la región. Mientras que en el resto de los valles la producción de caldos seguía su clásico proceso, José Guilisasti le apostaba a la agricultura orgánica y sustentable que tuviera como esencia la prevención por el medio ambiente y las personas, para culminar con la creación de vinos orgánicos y biodinámicos.

Una tras otra concluían las temporadas del año y mientras troncos de la vid se estiraban, la incertidumbre por la innovación llegaba raudamente con resultados favorecedores. Un tremendo golpe de energía llegó en 2003, cuando se lanzó al mercado el primer vino orgánico de Emiliana, Coyam, reconocido como la mejor etiqueta de Chile ese mismo año, un hecho provocador y positivo para la manufactura vinícola, pues por vez primera un vino de esta especie era merecedor de dicho reconocimiento, y Emiliana era parte de su historia.

La pionera viña orgánica chilena continúo evolucionando hasta alcanzar el título que hoy puede presumir: ser la más grande del mundo. Emiliana produce anualmente un millón de cajas de vino orgánico, con 12 botellas cada una, las cuales se distribuyen en más de 60 países, cifra que sigue en ascenso gracias a la demanda de productos orgánicos a nivel mundial.

FlashNoticia | Seguir leyendo

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/