Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

viernes, 13 de abril de 2018

El Marqués de Salamanca (S. XIX), ¿mejor inversor/especulador de la Historia?


El Marquesado de Salamanca es un título nobiliario español creado por la reina Isabel II de España el 30 de septiembre de 1866 a favor de don José de Salamanca y Mayol, Ministro de Hacienda y Senador de España, el mismo día en que se le nombraba conde de los Llanos con dignidad de Grande de España. Su nombre se refiere al apellido familiar.


José María de Salamanca y Mayol nació en Málaga en 1811, y falleció el 21 de enero de 1883 en Madrid. Fue un influyente estadista y quizás el mejor inversor, o especulador -a veces fina línea que casi no separa una cosa de otra-, de todos los tiempos; aunque ejerció, 'como hombre de negocios y demás-, durante el reinado de Isabel II de España.

Algunos apuntes sobre el Marqués de Salamanca. Léase:

Ya en Madrid vivió en la calle de Alcalá. Se dedicó a frecuentar las tertulias de los "románticos", a pasear por las calles de Madrid viendo el mal estado de las mismas y la falta general de higiene. Su amistad con escritores y periodistas le ayudaría más adelante al necesitar el apoyo de la prensa en momentos más difíciles.

Conoció al financiero uruguayo de origen francés, José de Buschental y a su mujer, María Pereira de Castro. En su casa se organizaban amenas tertulias a las que acudía la flor y nata de Madrid. Comenzaban a las doce de la noche y se alargaban durante horas. José de Salamanca fue pronto un habitual en estas tertulias.

Buschental le llevaría por primera vez a la Bolsa y a través de este conocería la estrecha relación entre Bolsa y política, la necesidad de información. Además pronto Buschental empezó a confiar en el joven malagueño. Juntos consiguieron varias contratas de obras municipales en las que Buschental ponía el dinero y Salamanca el trabajo.

Su cuñado, Serafín Estébanez Calderón, había sido nombrado gobernador de Logroño. A través de él, Salamanca conoció a la nobleza liberal, como los condes de Montijo. Estébanez fue un constante apoyo a lo largo de toda su vida.

Más sobre sus negocios y expansión a la total especulación/inversión...

Durante los 42 años de su vida que estuvo establecido en Madrid, Salamanca desarrolló la intensa carrera empresarial y financiera que le valió su renombre.

Al regresar de su primer exilio se ingresó cerca de 300 millones de reales al arrendar durante cinco años al Estado su monopolio sobre el negocio de la sal. Esta cantidad era el doble de todo lo que había ganado desde la obtención de dicho monopolio.

Rehízo sus relaciones con Narváez, quien llegaría a ser, junto a Fernando Muñoz (duque de Riánsares y marido de la reina regente), su socio por excelencia en multitud de negocios.

Ferrocarril

Invirtió también en el ferrocarril, empezando por la construcción de la línea Madrid-Aranjuez. En diciembre de 1845 se constituye la Sociedad del Ferrocarril de Madrid a Aranjuez con un capital de 45 millones de reales. Esta vez contó como socios al banquero Nazario Carriquiri y al conde de Retamoso, cuñado de la reina regente.

La construcción de esta línea le supuso a Salamanca algunos malos tragos económicos, pero venciendo las dificultades inauguró por fin la línea, el 7 de febrero de 1851. Presidió este acto la reina Isabel II, y más de mil invitados acudieron a una generosa fiesta pagada íntegramente por el bolsillo de Salamanca. Tres meses más tarde, la línea ferroviaria ya le reportaba 50.000 reales al día.

Hoy día esta línea forma parte de la línea que lleva a Alcázar de San Juan y se desdobla hacia Andalucía o hacia el Levante. Existe un tren turístico, el Tren de la Fresa, que realiza muchos domingos del año un recorrido entre Madrid y Aranjuez recordando esa primera línea. La actual estación de Aranjuez está ligeramente desviada de la cabecera de la línea original que llegaba directamente al Palacio. Sus inversiones no se limitaron al territorio español, sino que se extendieron por Europa y América. En la actualidad, dos poblaciones del Estado de Nueva York (como Salamanca (Nueva York)) situadas en una encrucijada de vías, deben su nombre a sus importantes inversiones en la Atlantic and Great Western Railroad.

Pelotazo bursátil en la Bolsa de Madrid


Un día histórico para el bolsillo de Salamanca y de sus socios se produjo en otoño de 1844.

La Bolsa de Madrid vivió una serie de jornadas entusiastas en las que la mayor parte de los inversores jugaban al alza. El optimismo reinaba ante la estabilidad proporcionada por el gobierno de Narváez. Sin embargo, tras algunos días de análisis, Salamanca empezó a jugar a la baja en una estrategia aparentemente torpe.

Sin embargo la realidad era otra: mediante su privilegiada posición en los asuntos públicos, el futuro marqués conocía la disposición de una serie de generales de levantarse en armas, habiendo incluso llegado su socio Narváez a mantener correspondencia con algunos en un intento de hacerles desistir de su intento.

Haciendo uso de esta información, esperó durante sesiones hasta que llegaron las noticias del pronunciamiento del general Martín Zurbano en Nájera, del cual Salamanca y sus allegados se encargaron de hacer eco con clara intención de causar pánico entre los inversores. Los valores de bolsa, tan sensibles como siempre a cualquier cambio brusco en los asuntos públicos, cayeron en picado y Salamanca, que había jugado a la baja durante las sesiones en las que todos hacían lo contrario, se embolsó cerca de 30 millones de reales en un solo día. El marqués de Riánsares y el general Narváez recibieron dos millones cada uno.

(...) Es muy salao, y aunque me ha hecho rabiar mucho, soy flaco, le quiero... pero no se lo diga usted, porque enseguida me viene a proponer un negocio en el que vamos a dar a España muchos millones. - Dijo el General Narváez.

Donde más se ha faltado a la ley es en los caminos que se han concedido al señor Salamanca, y la razón es porque dicho señor está asociado a un hombre poderoso que tiene demasiada y fatal influencia sobre éste. - General Manuel Gutiérrez de la Concha, marqués del Duero (progresista), en el Senado, refiriéndose a la amistad de Salamanca con el duque de Riánsares, padrastro de Isabel II.

Esto es tan sólo una pincelada de la historia del Marqués de Salamanca, que está llena de leyendas... dignas de estudio. Sí, el Marqués fue quién ideó el Barrio de Salamanca, dicho sea de paso por si lo sospechaba -señor lector- a esta altura de su lectura.

Y si no fue el mejor o mayor inversor/especulador de la Historia, téngase en cuenta sus méritos por comenzar prácticamente desde la Nada y no contar con el apoyo -para el desarrollo de una fortuna familiar- de sus descendientes; él solito se lo organizó e hizo y deshizo... excepto por las ayudas -ganadas- de las altas esferas ya mencionadas.

Fuentes: Wikipedia y madridvillaycorte.es

Pesquisado y publicado por MercadoÚnico

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/