Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

lunes, 16 de abril de 2018

El oscuro patrimonio cultural de los museos alemanes

El arqueólogo Herrmann Parzinger
Miles de calaveras y huesos de antiguas colonias siguen almacenados en museos de Alemania. Los llamados desde África para que se devuelvan son cada vez más fuertes. Sin embargo, esto no es tan fácil como pueda parecer.

Felix von Luschan probablemente no creía estar haciendo nada incorrecto. Tras asumir como asistente de dirección en el Museo de Etnología en Berlín, comenzó en 1885 una enorme campaña de recolección. En su nombre, numerosos europeos reunieron en distintas colonias miles de calaveras. Con ellas Von Luschan quería investigar, como otros científicos de su tiempo, la evolución humana.

Actualmente hay cerca de 5500 calaveras y huesos de la colección Von Luschan. Hoy se encuentran en manos de la Fundación Patrimonio Cultural Prusiano. "Un legado complicado", reconoce abiertamente el presidente de la entidad, Hermann Parzinger.

El coleccionista no sabía nada de respetar la paz de los muertos y en realidad se impuso un verdadero "acaparamiento", dice el arqueólogo Bernhard Heeb. "Lo que pasó es que los cráneos fueron sacados de sus tumbas, en parte, al amparo de la noche. A veces también encontraron restos humanos al aire libre. Desde una perspectiva actual todo esto es un sinsentido", dice Heeb a DW.

En algunos casos las calaveras llegaron a manos del coleccionista como regalo. Misioneros y funcionarios enviaron restos a las instituciones de investigación alemanas, a menudo sin un objetivo específico. Los soldados coloniales enviaban las cabezas de los colonizados para ser estudiadas en el entonces Imperio Alemán.

Descendientes quieren entierros dignos

Si bien para los archivos alemanes tener estos restos no supone un gran problema, sí lo es para muchos países africanos. "Muchas personas que yo conozco encuentran terrible que sus antepasados no hayan podido ser enterrados con dignidad", dice Mnyaka Sururu Mboro. Con la asociación "Berlín Postcolonial", este tanzano investiga hace años este tema.

Los museos alemanes ignoraron durante mucho tiempo el oscuro pasado que latía en sus archivos. "El pasado colonial alemán fue opacado durante largo tiempo por los grandes crímenes del siglo XX, a saber: Primera y Segunda Guerra Mundial, además del Holocausto", dice Parzinger. Pero desde hace algunos años crece la presión. Entre 2011 y 2014 por primera vez la Charité de Berlín devolvió a Namibia numerosos cráneos y huesos que se remontan al genocidio de los herero y los nama. Otras colecciones también han repuesto restos humanos a sus países de origen.

FlashNoticia | Seguir leyendo

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/