lunes, 16 de abril de 2018

El viaje ilegal de reptiles exóticos a tiendas de mascotas



¿Estás buscando una nueva mascota? ¿Quizá algo un poco más exótico? Para muchos compradores, los reptiles y los anfibios son lo ideal: gecos, varanos, pitones, ranas de árbol, boas, tortugas y muchas otras especies están disponibles en variedades casi interminables, muchas con colores brillantes, algunas sumamente inusuales.

Los reptiles y los anfibios exóticos comenzaron a adquirir popularidad a principios de los noventa en lugares como Estados Unidos, Europa y Japón. De 2004 a 2014, la Unión Europea importó casi 21 millones de estos animales; se calcula que 4,7 millones de hogares en Estados Unidos contaban con al menos un reptil en 2016.

Sin embargo, la popularidad de estos animales ha generado un enorme comercio ilegal, según conservacionistas. Se dice que muchos reptiles vendidos como mascotas han sido criados en cautiverio y las ventas de animales criados así son legales. De hecho, muchos —quizá la mayoría, dependiendo de la especie— fueron capturados en la naturaleza.

“Lo que importa es la escala y es enorme, mucho más grande de lo que cree la gente”, dijo Vincent Nijman, un antropólogo en la Universidad Oxford Brookes en Inglaterra. “La mayoría de los conservacionistas solo se enfocan en las especies carismáticas, pero es probable que este comercio tenga un impacto masivo en ecosistemas y poblaciones de animales menos conocidos”.

La Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), un tratado que tiene como propósito regular el comercio de la vida salvaje y asegurar que no perjudique a las especies, identificó el verano pasado dieciocho ejemplos en los que reptiles y anfibios exportados como si hubieran sido criados en cautiverio probablemente no lo habían sido. Los ejemplos incluyen a tortugas estrelladas de India que son capturadas en Jordania, ranas de árbol con ojos rojos de Nicaragua y varanos de sabana de Ghana y Togo.

“Estos son los casos más cuestionables en los que creemos que algo debe hacerse de manera urgente”, dijo Mathias Loertscher, presidente del comité de animales de la CITES. “Todos son apremiantes”.

Cinco casos enlistados por la CITES involucran a Indonesia más que a cualquier otro país. Según un estudio publicado en la revista Biological Conservation, al menos un 80 por ciento de las más de cinco mil pitones verdes que cada año se exportan de ese país como criadas en cautiverio fueron capturadas ilegalmente en la naturaleza, lo que arrasó con algunas poblaciones isleñas. A los funcionarios ahora les piden pruebas de que ciertos animales que se venden en el extranjero, incluyendo víboras ratoneras y varanos Timor, se crían auténticamente en cautiverio. Si no logran hacerlo, la CITES podría prohibir el comercio internacional de esas especies.

FlashNoticia | Seguir leyendo

El Tiempo

globeMap