viernes, 6 de abril de 2018

Lo que podemos aprender de la innovación fallida de los faraones


Hace más de tres mil años, la reina de los hititas, quienes vivieron en lo que ahora se conoce como Turquía, envió una tabla de barro a Ramsés II, el faraón egipcio, con un mensaje de auxilio: “No hay un solo grano en mis tierras”.
Anteriormente, los dos reinos habían estado en guerra. En ese momento, la fuerte sequía estaba causando destrucción a lo largo del antiguo Levante, matando cultivos, rebaños de ganado y a las personas.

Sin embargo, los egipcios, a diferencia de los hititas, habían previsto una crisis y se habían preparado para la escasez de alimentos, según dicen los investigadores de la Universidad de Tel Aviv. En un intento por estabilizar sus fronteras, parece que los faraones organizaron medidas de auxilio, ya que enviaron granos a los que fueron sus enemigos.

En un estudio publicado en Egypt and the Levant, la revista especializada en arqueología y otras disciplinas, los investigadores armaron un rompecabezas de evidencias antiguas —que incluyeron registros de pedernales y huesos de la ciudad desaparecida de Megido, datos de polen fosilizado del mar de Galilea y ADN de ganado antiguo— para entender cómo fue que los egipcios de la Edad de Bronce recurrieron a la planeación cuidadosa para adaptarse a una sequía que duró desde aproximadamente 1250 a. C. hasta 1100 a. C., mientras otros pueblos antiguos no estuvieron tan bien preparados.

Sin embargo, a pesar de la planificación, el imperio egipcio también colapsó. La investigación muestra que reconocer y prepararse para el desastre puede hacer que las sociedades sean más resilientes.

“Cuando ponemos todos estos elementos juntos, estamos ante la imagen de una crisis y la reacción de un imperio para tratar de estabilizar la situación”, comentó Israel Finkelstein, catedrático de arqueología en la Universidad de Tel Aviv y autor principal del ensayo. “Durante un tiempo se las arreglaron, y después ya fue demasiado tarde”.

Desde hace alrededor de una década, los arqueólogos han dicho que la sequía generalizada en el Mediterráneo causó la caída de las grandes civilizaciones hacia el final de la Edad de Bronce.

FlashNoticia | Seguir leyendo

El Tiempo

globeMap