Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

martes, 22 de mayo de 2018

Alemania y el auge de la apicultura urbana


Hoy se celebra el primer día mundial de las abejas, impulsado por la ONU. DW indagó en el mundo de la apicultura urbana, que trata de proteger a estos animales de la muerte masiva que los amenaza.

"¿No son lindas?", pregunta la pequeña Sonja, de 9 años, mientras dos abejas se posan sobre uno de sus guantes. Sonja no tiene miedo de que la piquen. La niña lleva puesto un traje blanco de apicultora y guantes que la protegen. Junto con su madre y dos vecinos, Sonja aprende en el jardín de su casa de Colonia los rudimentos de la apicultura en el marco de una iniciativa que impulsa el proyecto "Apicultura en la vecindad".

Kertin Kopp es responsable del proyecto. Junto con algunos vecinos, busca a la abeja reina dentro del enjambre de abejas y zánganos. A veces, la única pista que tienen para encontrarla son los huevos que deposita en el panal. Cuando consiguen hallar a las reinas, las marcan con un pequeño punto amarillo para lograr encontrarlas más fácilmente la próxima vez. Uno de los participantes dirige humo a través de un fuelle hacia el enjambre. Las abejas sienten peligro y se quedan cerca de la colmena. Esta medida protege a los vecinos contra las temidas picaduras.

Un pasatiempo de moda

Lo que antes era un pasatiempo exótico para hombres de cierta edad, ahora parece ser un entretenimiento para personas cada vez más jóvenes, entre ellos muchas mujeres. En paralelo a tendencias como los jardines urbanos, la apicultura es el pasatiempo de moda. Los apicultores aficionados colocan una comunidad de abejas en el jardín o en el balcón de su casa. Solo en Colonia la cifra de apicultores urbanos se ha triplicado en los últimos años hasta casi 300. Iris Pinkepank y Stephanie Breil reconocen que es una afición que está de moda. "La tendencia viene de los movimientos de autoabastecimiento y cultivo propio, dentro de una especie de retorno de la naturaleza a la ciudad", explica Pinkepank.

"Es sencillamente fascinante cuidar de estos animales en un entorno urbano", dice Breil. "La apicultura es una afición joven, femenina e innovadora", asegura. Su proyecto HonigConnection se inició en febrero de 2018, tras ser fundado por la Unión de Apicultores de Colonia. Su objetivo es poner en contacto a las personas comprometidas por las abejas y, al mismo tiempo, sensibilizar sobre la protección de este insecto.

FlashNoticia | Seguir leyendo

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/