Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

sábado, 5 de mayo de 2018

Históricas Recetas | Frite o Caldereta extremeña de cordero

La imagen puede contener: comida e interior

Es uno de los platos más representativos de la gastronomía extremeña. Popularmente se ha atribuido este plato a la cocina pastoril, sin embargo, algunos documentos recogen su origen en la refinada cocina del Reino Aftasi de Badajoz. Sus ingredientes principales son, por una parte, el cordero, fuertemente ligado a las tres grandes religiones: el cristianismo, el judaismo y el islamismo, para todas ellas comer cordero en Pascua es más una tradición que un simple acto alimentario, y por otra, el pimentón, los monjes de Yuste fueron los primeros en utilizar el pimentón en la cocina ya que descubrieron que era un excelente conservante de los alimentos.

Cuenta la historia que Alfonso XIII probó el frite estando de montería por tierras extremeñas y quedó tan prendado de su sabor que se llevó a su cocinero particular para que aprendiera a elaborar el plato. El resultado una vez en palacio no tuvo tanto éxito por lo que el cocinero real, indignado, volvió para averiguar que ingrediente secreto le habían ocultado. La respuesta fue contundente "el frite se jace asina y el condimentu que falta es la jambri".

Se solía elaborar en Pascua para toda la familia en grandes calderos de hierro para lumbres y hogueras en el campo, en chozos y posteriormente en los hogares.

Receta para dos personas:

Ingredientes:

-Una paletilla de cordero troceada
-Medio pimiento rojo
-2 + 1 diente de ajo
-Una cucharada rasa de pimentón
-Un vaso de vino blanco de pitarra (un oloroso seco nos va bien)
-Aceite, agua, sal, perejil, dos hojas de laurel y dos o tres patatas.

Elaboración:

Cubrir el fondo de una cazuela con aceite y echar el pimiento en trozos, seguido inmediatamente de los trozos de cordero. Dar unas vueltas hasta dorar, retirar del fuego y echar el pimentón, volver al fuego y añadir el vino. Acabar de rellenar con agua hasta el nivel de la carne sin que llegue a cubrirla. Majar dos dientes de ajo con la sal y una caña de perejil, añadir al guiso en cuanto rompa a hervir y bajar el fuego al mínimo.

Dejar que se haga lentamente, alrededor de hora y media o dos horas dependiendo de la dureza de la carne. Vigilar constantemente y mover el guiso de vez en cuando. Si fuese necesario añadir un poco de agua hirviendo. Cuando casi esté, majar el otro ajo y dar el último hervor.

Pelar las patatas, cortarlas a cuadros, freírlas en abundante aceite de oliva y añadir al guiso.

¡¡Buen provecho!!

Históricas Recetas | Eva U. White

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/