Jorge Rodríguez, presidente de la Diputación de Valencia, detenido en una operación contra la corrupción | Los funcionarios de la prisión de Brieva quieren que Iñaki Urdangarin se vaya | El Supremo confirma el procesamiento por rebelión de Puigdemont y la cúpula independentista

lunes, 7 de mayo de 2018

La Alemania Federal y las armas químicas en la década de los 60. Documentos desclasificados...

Geheimes deutsches C-Waffenprogramm in den 60-er Jahren (ZDF)

A pesar de la prohibición, la República Federal alemana planeó en la década de 1960 hacerse con armas químicas. Está comprobado por documentos secretos de la Bundeswehr y el gobierno de Estados Unidos recién conocidos.

Nunca más guerra, nunca más Auschwitz, nunca más armamento químico: eso juró la joven República Federal de Alemania después de los horrores de las dos guerras mundiales. El Reich alemán fue el primero en la historia en utilizar armamento químico durante la Primera Guerra Mundial. Y fueron los químicos alemanes quienes lo desarrollaron, incluyendo el Zyklon B, que fue utilizado por el régimen nazi hasta 1945 para el asesinato en masa de judíos en los campos de concentración.

Pero apenas veinte años después, el gobierno de la Alemania occidental ya había roto el tabú. En 1961, la República Federal propuso en las reuniones ultrasecretas de la OTAN que no solo Estados Unidos tuviera la capacidad disuasiva de las armas químicas. "No podemos prescindir de tales medios", dijo el entonces Inspector General de las Fuerzas Armadas Federales Alemanas, Friedrich Foertsch. La OTAN contaba, en caso de una ataque soviético, de un rápido despliegue de armas químicas por parte del Pacto de Varsovia. Lo demuestran los archivos secretos de las Fuerzas Armadas alemanas y del gobierno de Estados Unidos, a los que han tenido acceso un equipo de periodistas de las emisoras ​​de radio pública alemana NDR y WDR y del periódico Süddeutsche Zeitung.

Armas químicas alemanas, una "auténtica patata caliente"

Como prueban los documentos, el ministro de Defensa de Alemania Occidental, Kai-Uwe von Hassel, en 1963, le pidió secretamente al gobierno de los Estados Unidos el suministro de munición química. El Pentágono estaba listo para proporcionarlas. "Sorprendentemente, el Ejército de los Estados Unidos no entendió que se trataba de un tema delicado", dice el historiador militar estadounidense Reid Kirby.

"Para ellos, añade, se trataba solo de un sistema de armamento como cualquier otro". El Departamento de Estado de EE.UU., sin embargo, expresó serias dudas. "Fue un asunto muy serio, un gran problema político", recordó Matthew Meselson, asesor del gobierno estadounidense y experto en armas químicas. "Era una auténtica patata caliente sobre la que solo el presidente podía decidir".

La postura estadounidense fue muy discutida. Finalmente, en 1966 Estados Unidos decidió no proporcionar armas químicas, aunque dejó abierta la posibilidad de distribuirlas a sus aliados en caso de guerra.

FlashNoticia | Seguir leyendo

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/