El PSOE registra la moción de censura a Rajoy en el Congreso | Luis Bárcenas, condenado a más de 30 años de cárcel por el caso Gürtel | La jueza envía a prisión a Eduardo Zaplana

sábado, 5 de mayo de 2018

Noticia del telégrafo Nueva York-Moscú, siglo XIX; por Gustavo Adolfo Bécquer


Después de varios intentos, no tan acertados, del invento de la comunicación a distancia lograda a través de un cable, por resumirlo a enormes rasgos, desde el siglo XVIII, no fue hasta mediados del siglo XIX cuando cuajó la hilada telecomunicación. Gracias a Schilling, Morse y Hughes (entre otros, por seguir resumiendo) harían realidad el desarrollo del telégrafo.


En Europa, llegaba esta interesante noticia, que a continuación leeremos, donde se anunciaba un importante reto mundial. Y más interesante se hace la noticia, y no menos llamativa, a día de hoy, si dicha información la daba a conocer el gran erudito (de su época) D. Gustavo Adolfo Bécquer; sí, el aún mayor gran poeta. Léase:

"En una conferencia pública celebrada en Nueva York, Mr. Collin, director del telégrafo ruso americano, ha dado algunos pormenores interesantes sobre esta gigantesca empresa, que, venciendo todo género de obstáculos, marcha rápidamente a su término. El hilo telegráfico, merced al cual la palabra del hombre, llevada en alas de la electricidad, podrá dar instantáneamente la vuelta al mundo, ha de partir de Nueva York, y, atravesando todo el Oeste de los Estados Unidos, el estrecho de Beringh, la Rusia asiática y la Europa, vendrá a terminar en San Petersburgo. Cuando Mr. Collin hubo concluído de desenvolver a grandes rasgos la historia de los trabajos más principales de esta colosal empresa, para dar una idea del inmenso territorio que ha de recorrer el telégrafo ruso americano, dijo que el sol brillaría sobre la línea veintiuna horas y doce minutos diarios."


Y así fue. Al parecer este mérito corresponde, según la historiografía oficial, a Westerm Unión. Con un ligero baile de fechas... entre 1865 y 1870, cerca de cuando era anunciado en primicia para España -al menos- por nuestro 'futuro conocido' poeta romántico, Bécquer. Futuro entonces, decíamos, porque jamás llegó a publicar un poema en vida; aunque sí noticias de todo tipo (sobre todo históricas) a través de la prensa de la época. Más que curioso, sí. Es lo que hubo, y hay.

Este pluriempleo periodístico sigue siendo típico, como por ejemplo: desde Larra, pasando por Allan Poe, hasta Huidobro... y muchos más; escribían de todo... crítica literaria y hasta cine, en el caso del mencionado poeta chileno; pero por lo menos también publicaron poesía y otras obras suyas en vida por las que serían reconocidos como grandes autores dentro de la Literatura. Gustavo Adolfo no tuvo esa 'suerte', fue un poeta maldito (que no conoció su éxito en vida) o aún peor sería: el que hubiera quedado totalmente olvidado o directamente desconocido si no llega a ser por la decisión que tuvieron sus amigos de publicar su obra poética una vez fallecido. Bécquer: el que poseía la poesía en un "eres tú".

Texto entrecomillado extraído de "Artículos y escritos diversos" de Gustavo Adolfo Bécquer, fechado (sin precisar) antes de 1870.

Pesquisado y publicado por Señor de Cascales

S Í G A N O S · P O R · E M A I L

R E D E S · S O C I A L E S

https://www.facebook.com/ElHumanistaXXI/